Day

junio 9, 2015

9
Jun
2015
0

Cachucho y Gallega

En primavera el colmado Uruguay reponía sus existencias todos los días. El camión de reparto cruzaba el desierto y traía aguardiente, encurtidos y tabaco importado. Los primeros días de fiesta, la tienda se encargaba de despachar el alcohol que había sobrado el año pasado. Algunos jóvenes de la villa solían pasear por la tarde, evitando el sol y las aceras ardientes, y las parejas que se lo podían permitir se cubrían con un paraguas, mientras que el resto atravesaba sobre carros los caminos de tierra, con la única protección de su patrona: Santa Mirna, una virgen de cara morena que prometía la lluvia cada año bajo su velo blanco repleto de esmeraldas. Después de la última misa de la tarde, todo el mundo solía acudir a la plaza a embriagarse. «Ritos paganos», pensaba La Gallega.…