Month

junio 2015

29
Jun
2015
0

La vida amorosa de Vincent

En la pequeña ciudad de Arles no había sitio para los enormes egos de Gaugin y Van Gogh. Ambos compartían algo más que la compañia de una prostituta enferma y, en su cama, ambos fantaseaban por turnos con la posibilidad de escapar de la mísera vida de artista pobre. El río Loira hacía las veces de mar cuando uno se alejaba de las orillas del Sena, repleta de bañadores de rayas horizontales que se erguían en cuerpo enteros. La gente consideraba a Gaugin como el más talentoso, pero Van Gogh era admirado por el acervo antinatural que atesoraba y sus brochazos asilvestrados. A pesar de no haber vendido ni un solo cuadro, Vincent Williem Van Gogh se había convertido en la envidia de todos los artistas e intelectuales de la época: impresionistas como el mismo Gaugin, Seurat, Courbet, Cézanne, que se reunían de vez en cuando en los cafés más sombríos de París. En la Francia del XIX un germen poderoso y artístico, nacía imparable en los primeros tinglados clandestinos llamados a ser el pretexto de populosas exposiciones. En algunas de ellas, Margot, la amante compartida, se dejaba caer con su parasol, hacía notar sus encantos intentando apresar la atención cautiva de los dos y conseguía acrecentar la rivalidad entre los artistas, paseándose entre la muchedumbre y fingiendo interés por los cuadros.…

9
Jun
2015
0

Cachucho y Gallega

En primavera el colmado Uruguay reponía sus existencias todos los días. El camión de reparto cruzaba el desierto y traía aguardiente, encurtidos y tabaco importado. Los primeros días de fiesta, la tienda se encargaba de despachar el alcohol que había sobrado el año pasado. Algunos jóvenes de la villa solían pasear por la tarde, evitando el sol y las aceras ardientes, y las parejas que se lo podían permitir se cubrían con un paraguas, mientras que el resto atravesaba sobre carros los caminos de tierra, con la única protección de su patrona: Santa Mirna, una virgen de cara morena que prometía la lluvia cada año bajo su velo blanco repleto de esmeraldas. Después de la última misa de la tarde, todo el mundo solía acudir a la plaza a embriagarse. «Ritos paganos», pensaba La Gallega.…

1
Jun
2015
1

Co-ordenadas-des-ordenadas

El metro se adentra en un túnel marcado en el mapa; dentro de tres minutos cruzaré el meridiano de Greenwich y la oscuridad exterior transformará el cristal en un espejo perfecto.

Me considero hijo del Drama: un animal de salvajismo indetectable, agudizado por la falta de sueño. Pululo alrededor de un perímetro pintado con cal aunque vivo entre humedales, donde la hierba crece más alta. Allí, mi disfraz de normalidad pierde consistencia, me debilito, y una atmósfera nociva inunda mi pecho.

Al precipitarme por el asiento formo una cascada, me transfiero de capa a capa: el metal, el granito, las raíces aéreas que crecen bajo los edificios. Descubro vastos paneles de moluscos parasitando las rocas, y éstas me digieren hasta el lecho marino. Abundan los bancos de peces abisales, destacados por su color rojizo entre las últimas masas de coral. La agitada marea me devuelve a la superfície a cortos intervalos, durante un ciclo lunar que se vuelve irresistible.…