Day

abril 13, 2014

13
Abr
2014
0

Anoche tuve un sueño

Veía un mosquito en primer plano, grande, con las patas largas y un apéndice afilado, seguramente el que utilizaba para clavar a sus víctimas, como el de los mosquitos tigre. Seguía posándose inmóvil sobre lo que parecía un pie, jugoso, con unas almohadillas carnosas y unos talones tersos. Los dedos se recogían caprichosamente como las manos de un bebé; un rojo burdeos lucía en unas uñas bien recortadas y cuidadas.

El mosquito se recreaba, danzando en pleno regocijo de aquél que parece disfrutar de un fetiche. No acabó por morder, desaprovechando un terreno lleno de oportunidades para plantar una buena roncha, saciándose con el dulce plasma rojo.

En segundo plano se enfocaba lo que parecían unos calentadores rosas de algodón, de esos que se ponen las bailarinas entre el tobillo y la pantorrilla. Más allá, la pierna estaba desnuda. Su tez era morena, del leve color del café descafeinado. En un plano superior, la chica yacía desnuda sobre una cama de pétalos lilas, rosas y amarillos. Los efluvios subían como un gas invisible, pero que no permitían ver más arriba de la cintura.

El insecto prosiguió su vuelo errante, y como si desvelara un manto, descubrió la otra mitad de la chica. El mismo tono mestizo, un bronceado natural, una construcción atlética, una juventud reciente. Su cabeza estaba rematada por una corona de flores. El mosquito aprovechó la siesta de aquella exótica sílfide. Se escondía por todos sus rincones, explorando sus olores, sentándose en los surcos de sus labios, turgentes, a punto de explotar como una fruta madura. Desquiciado e impotente, el mosquito parecía perdonarle la vida, alejándose resignado.

Entonces se dirigió de repente hacia su corazón, con un malvado siseo, y un zumbido ensordecedor. Justo unos dedos por encima de su seno izquierdo. Mordió, y durante unos segundos estuvo robándole sangre con su estilete perforado. La chica aceleró su respiración y rompió la pose inicial de estatua. Se estiró de forma convexa y estiró los brazos hacia atrás como un ángel. Sus mejillas se sonrojaron y frunció el ceño. Algo no iba bien. Terminó por abrir los ojos, y apartó los pétalos que le cubrían el sexo con pudor.

Se movió en una pose totalmente diferente, y en todo su esplendor mostró sus encantos sexuales.

Ella sudaba. Las sienes, los muslos, los hombros brillaban con un elixir uniforme que a veces se rompía con unas gotitas brillantes y cegadoras.

Yo sudaba, pero me resistía a despertar.…

13
Abr
2014
0

Tungsteno I

Los semáforos marcaban el ritmo de su jornada de trabajo. Ya anochecía, y los antinieblas amenazaban las marcas pintadas en el asfalto que le devolvían unos penetrantes reflejos blancos en los ojos. El ámbar hacía subirle las pulsaciones, un segundo después un rojo sintético tensaba su antebrazo como única profilaxis de una luz penetrante, que no me permitía ver la cara de aquella criatura nacida del alquitrán.

Aquella artista callejera se dedicaba a los aros. Era capaz de manejar cinco, pero realmente era talentosa lanzándolos por parejas. Creaba el efecto de dos ascensores con cada una de sus manos. Se paseaba por enfrente de los coches con seguridad y soltura a la par. El aro restante describía una elipse, como de bala de mortero, una folha seca que íba y venía de un lado a otro. Construía una performance perfecta mimetizada con un mínimo atuendo pseudopunk: un tutú negro desgarrado, agujereado por cigarros, seguramente a propósito, un top rojo a rayas blancas finas incontables. Era realmente bella, su baja estatura se excusaba en una cara perfectamente enmarcada, huesuda, con unos labios carnosos, un cuello fino y unos hombros bien dispuestos. La espalda se precipitaba en un culo respingón y atlético. Entre otros distintivos, presentaba su cara perforada por varias partes, entre las que se contaban las mejillas, la nariz y las cejas; la mitad de su cabeza estaba rapada, el resto de su cabello estaba zarapastroso, desarreglado, reñido con el peine. A pesar de una elección tan deliberadamente grosera, aquel look no le hacía perder ni un gramo de su atractivo. Era esbelta, musculada. El ejercicio circense y las corredurías callejeras la mantenían en forma, a pesar de imaginármela comiendo cualquier cosa, alimentándose con cerveza, durmiendo entre perros, compartiendo cartones entre vendedores de pañuelos y rumanas jorobadas.

Aquella noche hacía calor, y el sudor se dibujaba en cercos a la altura de las axilas y lumbares. Seguí a cámara lenta una gota todavía pendiente de la punta de su nariz. Un bálsamo salado le recubría la frente. Pero su rojo carmesí oscuro no languidecía en unos labios infalibles. Los aros saltaban quedándose por parejas en el aire. Ahí la descubría sonriendo. Y desde el asiento de mi coche pude contar sus dientes, en una simetría perfecta, color perla gris. A veces hacia asomar una punta sonrosada musculosa, abría la boca y dejaba pender un hilo de saliva que rápidamente estallaba.…